azotea

Aragón Radio, en su programa «Escúchate», propone un juego quincenal: continuar en diez líneas la frase inicial (sacada de un libro editado) para hacer una fan-fiction del mismo. El otro día lo gané yo (lo ganó Yolanda Yolif), con este micro, continuación de una frase de Mil soles espléndidos, de Khaled Hosseini:

«Eran incontables las lunas que brillaban sobre sus azoteas, o los mil soles espléndidos que se ocultaban tras sus muros. Porque su corazón estaba rodeado de ellos: muros de protección; muros de contención; muros de represiones. Muros de tristeza infinita: la que escapaba por los tragaluces, ascendía a las terrazas e iluminaba lunas que nunca eran menguantes, sino cada día más llenas. Lunas de creciente plata, de líquido mercurio, de estaño bruñido. Espejos de azogues desvaídos en los que se ahogaba. Estanques de lágrimas que los cálidos soles de sus dones, brillantes pero efímeros como bengalas de fiesta, no lograban evaporar. Un día se atrevió a rasgar un visillo, abrió un ventanal, recorrió la muralla hasta alcanzar la puerta. No estaba cerrada con llave.

Llora Abdelmalik, último rey hudí de la taifa de Zaragoza, la huida de su amada».

26IMGP0183p

Puedes escuchar el podcast aquí.

Leave a reply

required*