Serpiente2

Yacine observaba el tatuaje que le hicieron la tarde anterior. Era una sensación agradable, ese animal de piel resbaladiza que le apretaba el tobillo. La veía y la sentía; si dejaba de mirarla, desaparecía la percepción. Yacine se volvió al oír el ruido y vio acercarse la tormenta de arena que borraba el horizonte. Quiso correr a buscar refugio, pero miró la serpiente de su tobillo, sintió la mordedura y ya fue incapaz de escapar.Serpiente

 

«Tatuaje» aparecerá entre los seleccionados para el libro Microfantasías, de Diversidad Literaria.

2 comments

Tan creíble, que me dio temor, miré mi pierna y comprobé que no llevo ningún tatuaje… ;) Me encantó! cariños

¡Gracias, Vivian! Un besico para ti.

Leave a reply

required*